• Inician los mapas de paisaje de Bajo Aragón y Bajo Martín

    Invitan a las organizaciones sociales a participar

    Inician los mapas de paisaje de Bajo Aragón y Bajo MartínPaisaje agrario del Bajo Aragón

    Administraciones públicas y organizaciones sociales y culturales han sido invitadas a participar en los talleres de trabajo para valorar los avances en la creación de un Mapa del Paisaje de la Comarca del Bajo Aragón, cuyo proyecto se presentó este lunes en la sede comarcal de Alcañiz.

    El proyecto es una iniciativa del Instituto Geográfico de Aragón -organismo dependiente del departamento de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón- que ha encomendado a un equipo técnico formado por empresas de Teruel, Huesca y Zaragoza la preparación de los mapas de paisaje de todas las comarcas aragonesas. Según explicó Carlos Lacaba, de la empresa Geoter, el proceso se encuentra a punto de terminar, al estar en la séptima y penúltima fase y quedar únicamente pendiente la elaboración del proyecto de paisaje de 10 comarcas aragonesas (cuatro de ellas en Teruel).

    Este año, “estamos elaborando los mapas de paisaje de Bajo Aragón, Bajo Martín, Ribera Baja del Ebro, Bajo Cinca y Bajo Aragón Caspe”, explicó Lacaba, y  quedarán pendientes otras dos comarcas de Teruel en la última fase: Andorra Sierra de Arcos y Cuencas Mineras.

    Recurso de futuro

    Los mapas del paisaje son herramientas que servirán en el futuro como “recurso de desarrollo y elemento fundamental en las políticas de ordenación territorial”, comentó el portavoz de Geoter. De hecho, se espera que estos mapas sirvan para facilitar la toma de decisiones en materia de ordenación del territorio, fomente los valores naturales y antrópicos asociados al paisaje y posibiliten la puesta en valor de todo el potencial socioeconómico asociado al mismo”, de ahí que se haya implementado un proceso de participación ciudadana entre la población local. No en  vano, según Lacaba, “la participación es imprescindible”, puesto que “la ciudadanía es la que puede indicar qué puntos del paisaje son más valorados desde un punto de vista social de cada población”.

    En otras comunidades autónomas estos mapas se han utilizado para realizar estudios de impacto paisajístico. En el caso de Aragón “será el Gobierno el que decida qué uso darle a los mapas como herramienta consultiva”. Con todo, estos documentos serán “útiles para conocer las peculiaridades de estos paisajes,  su fragilidad, su valoración, etc, lo que permitirá realizar una planificación futura sobre ellos”.

    Los talleres participativos se convocarán en varias semanas y servirán para valorar los trabajos previos realizados por las tres empresas a las que se ha encomendado el desarrollo del mapa.

    Comparte esta noticia