• Maikol García: “Lo principal para sobrevivir es el refugio, el fuego, el agua y la comida”

    Maikol García: “Lo principal para sobrevivir es el refugio, el fuego,  el agua y la comida”Maikol García con su hijo en Captur

    La revista Jara y Sedal estuvo presente el pasado fin de semana en la feria de Caza, Pesca y Turismo Rural de Calamocha, Captur, con una propuesta muy especial. Uno de sus colaboradores, Maikol García, que indígenas en Venezuela, realizó talleres sobre supervivencia. A través de su propia experiencia, este aventurero animó a niños y adultos a aprender a protegerse en la naturaleza con unos excelentes consejos para que una salida al campo sea siempre una experiencia agradable y evitar contratiempos indeseados. El canal de supervivencia de Jara y Sedal, que realiza Maikol García, ha superado el millón y medio de reproducción con sencillas propuestas muy prácticas con trucos para orientarse sin brújula o consejos para encontrar comida junto a un río o un lago, entre otras. Algunas de estas ideas las contó en persona a los asistentes a certamen realizado en el Jiloca.

    – ¿Cuáles son los aspectos clave para la supervivencia en la naturaleza?

    – Lo principal para sobrevivir es el fuego, el refugio, el agua y la comida. Por eso es lo que hemos venido a contar a la feria Captur de Calamocha. En primer lugar cómo te puedes hacer tu refugio tu mismo, cómo potabilizar tu agua, cómo hacer tu fuego y buscar y hacer tu comida. De hecho, invitamos a todos los niños de la Comarca a acercarse y a aprender.

    – Cada vez es más frecuente que la gente salga a la montaña pero muchas veces se hace sin conocimientos suficientes y sin ir bien equipado. ¿Cuáles son los consejos para los principiantes?

    – Claro, esto es verdad. Por eso lo principal es una buena preparación de la mochila y del material que nos llevamos e importantísima la preparación a la hora de salir. Cuando hacemos una excursión es muy importante que avisemos a dónde vamos y también que marquemos muy muy bien nuestra ruta para evitar problemas. Este es el ABC, lo fundamental para salir a la naturaleza.

    – ¿Qué hay que llevar en la mochila, cuáles son las cosas imprescindibles?

    – Lo principal es dónde refugiarte, cómo encender un fuego, cómo potabilizar y transportar tu agua y algo de comida. Eso es lo más necesario.

    – ¿Cómo hay que hacer ese refugio, qué podemos llevar para prepararlo de una forma sencilla?

    – Bueno, un toldo, una lona, puede servirnos en un momento dado para capear un temporal y continuar nuestra marcha cuando el tiempo mejore.

    – ¿Y el fuego, cómo debemos hacerlo porque parece sencillo pero cuando uno se pone a ello no es así?

    – Sí es complicado. Lo mejor es llevar un ferrocerio que es una barra de magnesio, hierro y cerio, tres elementos que en conjunto hacen saltar chispas y con eso incendias una yesca, un material seco, que lo que te permite iniciar un fuego en condiciones de muchísima humedad.

    – ¿Cómo ha sido su trayectoria, qué destacaría de su experiencia?

    – Además de escribir para la revista Jara y Sedal y dar clases de supervivencia y aventura, viví durante tres años con las tribus aborígenes del alto Río Orinoco. Eso me llevó a aprender de ellos y a tratar de transmitir esos conocimientos que he ido aprendiendo y ese bagaje a lo largo del tiempo a todas las personas que se me acercan.

    – ¿Cómo fue esa experiencia con los indígenas?

    – A nivel vital fue importantísima, marcó toda mi vida y he decidido a partir de ahí que quería impartir los conocimientos de supervivencia a todo el que se me acercara. Porque veía a niños como los míos que son pequeñitos haciendo fuego y superválidos en la naturaleza y entonces después de eso el ver que hay niños más occidentales que no son capaces de valerse por sí mismos es un contraste,… eso me preocupó mucho y entonces, bueno, pues me he limitado a tratar de enseñarles lo que aprendí.

    – ¿Se trata entonces de acercar la naturaleza a los niños más urbanistas?

    – Sí, esa es la idea central de las cosas que hacemos y de nuestras actividades.

    – ¿También hay adultos que se interesan por este tipo de talleres de supervivencia?

    – Sí, por supuesto, incluyo tenemos algunas actividades para adultos de nivel más duro, más extremo.

    – ¿Qué tipo de gente se interesa por estas propuestas y por las técnicas de supervivencia?

    – Sorprendentemente de todo. Desde abuelitas de 80 años hasta aventureros duros y fuertes de 20 o 30 años. Esto no es para militares duros. Ya ves a mi hijo ahí trabajando y encendiendo su fuego. Esto lo puede hacer cualquiera.

    Comparte esta noticia