• Los artesanos plantean en Mirambel que es necesario unir esfuerzos con los artistas

    Los artesanos plantean en Mirambel que es necesario unir esfuerzos con los artistasLos artistas de Mirambel en el interior del Torreón de las Monjas

     

    Los artesanos que viven en el medio rural se sienten un tanto solos porque no hay demasiada gente en su entorno que hable  “su mismo lenguaje artístico”. Así quedó de manifiesto en el coloquio celebrado en Mirambel entre artistas y artesanos en el marco del Proyecto Artec, que ha unido a 14 creadores de diversos ámbitos y varias generaciones durante toda la semana en la localidad del Maestrazgo. El proyecto está cofinanciado por el Programa Europa Creativa de la Unión Europea y la actividad de Mirambel es una más de las desarrolladas por la Diputación de Teruel y el Transylvanian Trust (Rumanía).

    En el debate se planteó la necesidad de crear puntos de encuentro para que “arte y artesanía” confluyan, según explicó Ángela Altaba, que es la coordinadora del proyecto. Estos enclaves “sirven de unión y apoyo, aunque solo sea moral” de gente que tiene inquietudes comunes. De hecho, los propios artesanos destacaron la importancia que tiene que las administraciones locales les cedieran un espacio donde celebrar “encuentros que tengan continuidad en el tiempo”. Por ello van a mantener las redes de contacto creadas para este proyecto y valoran la posibilidad de ir más allá y montar una asociación.

    Además del aislamiento, otras de las limitaciones que tiene el medio rural para crear son la falta de recursos a la hora de pedir material o las comunicaciones, tanto telemáticas como por carretera. En cuanto a las posibilidades, los asistentes indicaron que “dependen de cada uno” y de su capacidad para invertir esfuerzo en lograr lo que desean. Sin embargo, sí destacaron la tranquilidad y la calma que ofrece el medio rural para crear, algo que no es fácil de encontrar en las ciudades.

    Otro de los aspectos de los que se ha hablado estos días es de la inestabilidad laboral de las personas que se dedican al arte, que dependen de los encargos y las ventas aunque, como explicó Ángela Altaba, “todos la asumen con gusto”.

    El jueves por la mañana los artistas estuvieron ayudando al artesano local Jesús Marín a construir una pared de piedra en seco que simboliza una trinchera. En los próximos días, los artistas completarán esa creación con sus aportaciones personales porque el hito será un reconocimiento a la película Tierra y Libertad, cuyo director, Ken Loach, está previsto que regrese a Mirambel para celebrar un homenaje. El monumento está situado junto al portal de las Monjas.

    Por otra parte, Manel Bellver hizo una presentación de su trabajo, que se expondrá hasta el próximo 20 marzo en el Convento de las Agustinas de Mirambel. En la muestra hay un total de 25 fotografías de gran tamaño. El fotógrafo, vecino de Vallibona, tiene una gran experiencia en el sector de la fotografía científica, aunque en los últimos tiempos ha centrado su creatividad en el fotoreportaje de carácter antropológico y social.

    El jueves a las 11 de la noche se apagaron todas las luces de Mirambel para llevar a cabo un taller de fotografía nocturna en el que participaron una treintena de personas y del que se obtuvieron unas obras muy originales y creativas.

    Los 14 artistas participantes en el proyecto dedicaron toda la jornada del viernes a ultimar sus creaciones, que se presentarán esta mañana a todos los vecinos de Mirambel. Además, durante la mañana recibieron un diploma que acredita la participación en el proyecto Artec.

    Comparte esta noticia