• Apuntes Postcatódicos

    Por Alberto Librado

    Una familia muy “real” que ve el mundo bajo una corona

    The Crown significa “La Corona” en castellano. No sé por qué razón, si lo que dicen los personajes se dobla a nuestro idioma, el título se deja en inglés. Da igual. Lo importante es que la plataforma de televisión por Internet Netflix ha producido una estupenda serie sobre el comienzo del reinado de Isabel II de Inglaterra. Su calidad se ha visto recompensada por el Globo de Oro a la mejor serie dramática y el reconocimiento a la mejor interpretación femenina. Claire Foy compone de forma magnífica a una tímida y contenida monarca, que se encontró ejerciendo la jefatura del Impero británico y la dirección de la Iglesia anglicana con tan sólo 25 años. Su padre, el Rey Jorge VI, acababa de morir prematuramente a causa de un cáncer de pulmón para el que aún nadie prevenía dejar de fumar. Resulta llamativo ver cómo el padre de Isabel II consumía tabaco compulsivamente después de habérsele extirpado un pulmón. Refleja cómo era su tiempo, a mediados del siglo XX. Porque The Crown no es solo un fantástico biopic que refleja las contradicciones de la familia real, es también un interesante análisis de la época y sus costumbres que nadie debería perderse.

    ¿Es posible hacer una serie como ‘The Crown’ en España?

    The Crown se hace eco de las principales vivencias de unas personas que aún siguen aquí. De hecho, la Reina Isabel II y su familia han sido, posiblemente, los primeros telespectadores de sus propias vidas. Y el retrato no siempre es agradable. La serie muestra alguna de sus más complicadas decisiones, llenas de dudas, e incluso se atreve con los conflictos más personales que agitaron a la familia Windsor. ¿Sería posible hacer algo parecido aquí? ¿Está España preparada para que una serie relate con verosimilitud la vida de nuestra familia real o nuestros políticos? La únicas experiencias similares se traducen en una comedia cercana al esperpento para narrar la historia de amor entre el actual Rey Felipe VI y la Reina Letizia o una intriga sobre el origen del golpe de estado del 23 de febrero de 1981. ¿Se atreverá alguien a hacer ficción recogiendo episodios reales de nuestra historia como la Transición o la trama Gürtel a través de los ojos de sus personajes reales y atendiendo a las decisiones políticas que tomaron y las consecuencias sociales que tuvieron? No hace mucho que se paró un proyecto español para una serie sobre la clase política. Pretendía, dijeron, ser realista. Quizá no estamos preparados para verlo.

    Comparte esta noticia