• BOLLIGANDO

    Por Mari Cruz Aguilar

    Entrevista con Padilla

    Unos turolenses, saludando al torero Juan José Padilla en el Torico durante la sesión de fotos
    Unos turolenses, saludando al torero Juan José Padilla en el Torico durante la sesión de fotos

    Los periodistas igual escribimos de política, de la restauración de una iglesia, de protectoras de animales que de toros. Y por supuesto no sabemos de todo, más bien no sabemos de nada. Por eso a veces nos metemos en jardines de los que no es fácil salir, sobre todo con aquellos profesionales que están acostumbrados a tratar con plumillas especializados, que son esos que solo escriben sobre un tema, el que controlan, porque o bien trabajan en medios especializados o en otros que tienen suficiente plantilla como para hacer distinciones.
    Desde luego no es el caso de Diario de Teruel. Empecé la semana hablando del temporal y la he acabado en la ópera, pasando entre medio por un curso de trufa, una avería eléctrica y la presentación de un cartel taurino, entrevista al torero Juan José Padilla incluida.
    Está claro que no podemos saber de todo, el problema es que abarcamos tantos temas que la mayor parte de las veces no controlamos casi ninguno. Hay veces que lo intentas disimular como puedes, pero otras es tan evidente que parece que lleves escrito en la frente que lo que te están contando te suena literalmente a chino. Por eso en ocasiones lo mejor es ser franco y decirle abiertamente a la persona que te informa que no eres un experto en el tema, siempre queda mejor que decirle que no tienes ni idea, aunque la realidad se acerca más a eso.
    Todo este rollo viene porque tras la tercera pregunta de la entrevista con Padilla me reprochó el morbo que tenía mi entrevista. Sí, claro, le pregunté por su cornada en Zaragoza y también por la muerte de Víctor Barrio, que para eso estaba aquí, para presentar el cartel de la feria en la que se homenajeará al matador segoviano. ¿De qué le iba a preguntar si no?, si mis conocimientos de tauromaquia no dan para mucho más…
    Aunque el orden de las preguntas no fue adecuado, en ella incluí temas interesantes para el mundo taurino (gracias a mi amigo Belmonte, si no de qué). Al final a Padilla le quedó claro que yo no buscaba el lado gore del toreo y también que era la primera vez que entrevistaba a un torero. Se lo dije yo, pero creo que ya lo sabía.

    Comparte esta noticia