• Carlos Alquézar, Mejor Deportista de Base de Andorra: “Dedico el premio a María José Roqueta por enseñarme a nadar; no fue nada fácil”

    Carlos Alquézar, Mejor Deportista de Base de Andorra: “Dedico el premio a María José Roqueta por enseñarme a nadar; no fue nada fácil”Carlos Alquézar, Mejor Deportista de Base de Andorra: “Dedico el premio a María José Roqueta por enseñarme a nadar; no fue nada fácil”

    A sus 12 años, el andorrano Carlos Alquézar Bespín ya ha jugado algún partido con el CAI Zaragoza absoluto de baloncesto en silla de ruedas.

    A sus 12 años, el andorrano Carlos Alquézar Bespín ya ha jugado algún partido con el CAI Zaragoza absoluto de baloncesto en silla de ruedas. Un hito que, junto a su trayectoria con el club de natación adaptada Aragua, le ha llevado a conseguir el reconocimiento al Mejor Deportista de Base de los Premios al Mérito Cultural y Deportivo de Andorra. El joven, que empezó a nadar a los cinco años por prescripción médica, sueña con disputar alguna vez los Juegos Paralímpicos, aunque por el momento disfruta con cada entrenamiento.

    ¿Qué supone para ti haber recibido este premio?

    – Una alegría muy grande, ya que es una forma de valorar todo el esfuerzo que lleva para mí la práctica del deporte. Pero yo lo hago porque me gusta y me lo paso bien.

    El pasado 22 de diciembre estaba el espacio escénico de la Casa de Cultura abarrotado.

    – Me impactó bastante y estaba muy nervioso, pero también contento de que hubiera tanta gente que apoya a los deportistas andorranos.

    Estaría toda tu familia y amigos…

    – Todos, no faltó ni uno. Tengo poder de convocatoria (ríe).

    ¿De quién te acordaste en el momento de recibir el premio?

    – Son muchas las personas que me han ayudado: mis padres, tíos, primos, abuelos… Pero, en especial, quiero dedicárselo a María José Roqueta por enseñarme a nadar porque no fue nada fácil al principio.

    Te hizo entrega del reconocimiento el medallista paralímpico en tenis de mesa Jorge Cardona. ¿Lo conocías?

    – Me hizo mucha ilusión porque no esperaba que estuviera, pero no lo conocía. Es muy interesante lo que ha conseguido.

    ¿Te fijas mucho en otros deportistas con discapacidad? ¿Tienes algún referente?

    – Me gusta seguir a María Delgado, una compañera que empezó en Aragua, mi club. Este año participó en las Paralimpiadas de Río por primera vez y se trajo dos medallas de bronce.

    También te sonará el nombre de Teresa Perales, archiconocida por sus medallas en los Juegos Paralímpicos.

    – Sí, también me gusta como nada. Es un ejemplo.

    Recientemente has empezado a entrenar con el equipo absoluto de baloncesto en silla de ruedas de Zaragoza. ¿Cómo surge esta oportunidad, si tan solo tienes 12 años?

    – Empecé porque en el centro deportivo donde entreno natación entrena también el CAI. El antiguo entrenador, Henry, vio cómo me movía con la silla y me animó para que lo probara.

    ¿Te gusta hacer muchas filigranas con la silla?

    – Me gusta hacer el caballito. Llevo con la silla de ruedas cuatro o cinco años y ya la domino. Me gusta moverme rápido. Para el baloncesto se necesita mucha velocidad y manejo para poder controlar bien la pelota.

    ¿Y ya has jugado algún partido con el equipo?

    – Jugué el campeonato de España sub 22 en Sabadell en 2015, todos los partidos y metiendo varias canastas. Nos llevamos la medalla de oro. También jugué en el partido de presentación del CAI de inicio de temporada, contra el Puertollano. Por lo demás, solo entreno. Puede que juegue algún partido en casa este año.

    Serás el más pequeño.

    – Sí, casi todos tienen entre 20 y 30 años. Se nota bastante la capacidad física y la altura.

    ¿También es importante ser alto para el baloncesto en silla de ruedas?

    – Depende de en qué posición juegues. Pero si tienes más cuerpo, es mejor.

    ¿De qué juegas?

    – De base. Subo y distribuyo el balón. Meto pocas canastas, pero hago hueco para que entren los que las tienen que meter.

    ¿Prefieres el baloncesto o la natación?

    – No sabría elegir porque me gustan los dos. Son dos deportes completamente diferentes. En uno se juega en equipo y otro es más individual.

    ¿Cómo te las apañas para entrenar?

    – Como Zaragoza está lejos de donde vivo yo (Andorra), el desplazamiento tira un poco para atrás. Entreno un día por semana cada deporte, entre dos y tres horas cada uno. Los martes a baloncesto y los viernes natación. Y en Andorra voy con un fisio y trabajamos muy duro. A veces voy también a la piscina a Andorra.

    ¿En qué campeonatos de natación sueles participar?

    – Voy a todos los campeonatos de España. Este año será el cuarto en el que participo. También nado otros campeonatos en Zaragoza para ir mejorando tiempos.

    ¿Tienes buenos resultados?

    – En 2014, en el Campeonato Nacional de Natación Adaptada para Jóvenes Promesas en Valencia conseguí medalla de plata en alevín. En 2015, en Valladolid, repetí resultado. Y en 2016, en Valdemoro, quedé cuarto.

    ¿Cuáles son tu estilo y distancia favoritos?

    – Lo que más me gusta es nadar 50 metros libre, crol.

    ¿Qué dificultades tienes a la hora de nadar con tu grado de discapacidad física?

    – No poder mover las piernas me limita mucho, por lo que tiro mucho de brazo. Con los entrenos he conseguido que floten las piernas pero, al principio, cuando tenía cinco años, no fue nada fácil. María José Roqueta me enseñó a que pudiera levantarlas.

    ¿Te sientes más libre en el agua que fuera de ella?

    – Mucho más porque me siento mucho menos pesado. Es donde menos noto las diferencias con quienes no tienen discapacidad física. Puedo hacer cualquier juego como los demás.

    ¿Eres consciente de que tus ganas de superarte suponen un ejemplo a seguir para otros niños con discapacidad?

    – No lo había pensado. Yo hago deporte porque me gusta y me divierte. Si se quieren fijar en mí, yo les animo a que se esfuercen como yo lo he hecho. El deporte es importantísimo, te da muchas alegrías y te sientes mejor.

    ¿Y los estudios qué tal van?

    – Muy bien. Estudio 1º de ESO y lo saco con notables y sobresalientes. También estudio en la Escuela de Música, toco el saxo.

    ¿Qué serás de mayor?

    – Aún no lo tengo claro, pero algo de ciencias o de música.

    ¿Y hasta dónde quieres llegar con el deporte?

    – A lo máximo que pueda. Me gustaría participar en alguna competición más importante. Con mucho esfuerzo, sueño con llegar a los Juegos Paralímpicos.

    Autor:Marcos Navarro / Alcañiz

    Comparte esta noticia