• El futuro es lo de menos

    Por Chema López Juderías

    Periodistas con bufanda

    Uno de los grandes males del periodismo político en España es que en los últimos años ha copiado el principal defecto de buena parte del periodismo deportivo: informar con la bufanda puesta. Hay compañeros de profesión que parecen hinchas futboleros defendiendo a un partido.Y eso pasa en la izquierda y pasa en la derecha.

    Los bufanderos andan estos días dando clases a sus lectores, oyentes o televidentes sobre porque tienen que votar a fulanito o a menganito.
    Donde mejor se aprecia esta circunstancia es en las redes sociales. Allí, periodistas hechos y derechos, con amplio currículo profesional, dan jabón a su candidato favorito y atizan a los rivales sin ningún miramiento, haciéndonos creer que las cosas son blancas o negras. Es imposible que uno lo haga todo bien y el resto todo mal, pero ellos nos quieren hacer comulgar con ruedas de molino.

    Durante los debates de estos días me los imagino ‘googleando’ a toda pastilla en busca de argumentos para rebatir la opinión de unos o para reafirmar el planteamiento de otros.

    Si Rajoy habla de pensiones, le sacan los datos sobre el agujero de la caja única; si Pedro Sánchez arremete con la corrupción, le mentan los Eres, y así con todo. No se libran ni Rivera ni Iglesias, en el punto de mira desde que las encuestas han dicho que van a sacar un importante puñado de diputados.

    De aquí al domingo 20 todavía nos queda mucho recorrido; el debate cara a cara y los últimos días de campaña, donde los bufanderos sacarán toda la artillería para convencer a los que todavía no lo están. Empezará la guerra de nervios.

    Estoy seguro de que mientras lee esta columna le habrá venido a la mente el nombre de algún periodista con la bufanda puesta. Y sino, entre en Twitter y pronto lo encontrará.

    Así que solo nos queda esperar al día 20 y ver su reacción. El domingo por la noche habrá comentarios jocosos en la victoria y comentarios hirientes en la derrota, porque si no votamos lo que ellos quieren, dirán que somos idiotas.

    Comparte esta noticia