• De traca

    Por Ana Bardají

    De ciencia ficción

    Tras vivir una nueva Vaquilla, yo que no soy de Teruel y que todavía me cuesta entender algunas cosas después de más de 10 años, he intentado imaginar qué pasaría si en lugar de una mujer de Zaragoza llegase a la puesta del Pañuelico un ser o habitante (como prefieran denominarlo) de un planeta lejano. ¿Qué creen que podría pensar? Si viene con intención de conquistar la Tierra…¿creen que se quedaría? ¿Se uniría la fiesta? ¿Se escandalizaría? ¿Le costaría mucho aprender el paso vaquillero? O por el contrario, ¿huiría espantado?

    Esto lo he pensado a raíz del estreno de la segunda parte de Independence Day. Siempre que veo películas de esas pienso en la suerte que tengo de no ser estadounidense…de España los extraterrestres pasan mucho.

    Pues imagínense que esta vez cambian el rumbo de la nave espacial y se vienen aquí, a Teruel, el sábado de Vaquilla nada menos.

    ¿Se imaginan al ser o seres que se plantan en medio de la plaza del Torico para ver el comportamiento de los terrícolas y acaban embadurnados de un líquido rojo o de color indefinido por todo su cuerpo? Tú eres extraterrestre, ¿y a quién preguntas? Se quedarían con la duda. Es como perderte en Madrid y preguntar por una calle…nadie es de la zona.

    ¿Y el silencio que precede a la puesta del Pañuelico? Me remito a las frases anteriores. ¿A quién preguntas, siendo de un planeta lejanísimo, por qué la gente aguanta la respiración en ese momento y después entra en un estado de locura? Tampoco aquí te iban a contestar. Es el #momentazovaquillero.

    En medio de todo esto que, evidentemente nuestro particular ET no entendería, está el asunto de los pies. Seguro que iría descalzo y se iría pegando con esa extraña e indefinida capa que cubre ya, desde las cuatro de la tarde, la plaza del Torico y alrededores. Pensaría que había caído en una trampa, que no podía escapar, que los humanos somos muy avanzados en técnicas de caza que se camuflan perfectamente con el entorno. ¿Quién te puede explicar que eso es inofensivo? Nadie. Porque nadie sabe a ciencia cierta la naturaleza de esa capa.

    Ya sé que pensará que nuestro extraterrestre se iría…No. No se iría. Se habría quedado pegado en la plaza del Torico y a ver quién es el listo que le dice que se aparte para limpiar.

    Comparte esta noticia